Psicología canina: 11 tips para educar y conocer a tu perro

Para tener una feliz convivencia con tu cachorro es importante que conozcas de psicología canina para poder entrenarlo. Estos son algunos consejos que te ayudarán a entender a tu perro y a educarlo desde pequeño.

Cuando se dice que tu perro te ve como su manada es una realidad. A los perros les gusta vivir en sociedad y cuando se les separa de su madre y de sus hermanos, el canino sufre un trastorno al introducirse en un ambiente nuevo y diferente.

A partir de aquí sus compañeros serán personas y el perro entrará en su nuevo hogar con su nueva manada.

En esta fase es donde entra tu trabajo para educarlo y para lograr que tu perro se adapte a su nuevo entorno y aprenda a convivir con las personas que lo rodean. Hay perros más dispuestos a socializar con la gente, pero esto depende de varios factores, entre ellos: el carácter individual del perro, la raza a la que pertenece y el trato y educación que recibe.

Su nueva manada

Ahora tu perro comprenderá que debe adaptarse a las nuevas normas. Lo que debes hacer es ofrecerle un ritmo de vida regular, comprendiendo su comportamiento, por qué actúa como lo hace y lo que te quiere comunicar, teniendo en consideración que todo esto se debe también a su carácter y a su inteligencia.

Estos son 11 tips que debes de considerar al educar a tu perro para llevar por buen camino su comportamiento y corregir algunas actitudes que pudo haber desarrollado desde cachorro.

1. ¡Que no se te ponga encima!

Cuando es cachorro y juegas con él no permitas que se te ponga encima ya que ésta es una posición de dominio. Lo que debes hacer cuando intente subirse en ti es retirarlo con firmeza, echarlo al suelo y ponerlo con la panza arriba, de esta manera se inmovilizará unos instantes y entenderá que tu tienes el dominio.

2. Si quiere jugar: sólo con sus juguetes

Tu cachorro deberá entender que sólo puede jugar con sus juguetes. Debes dejárselos a la mano y si intenta jugar con cualquier otra cosa que no le hayas dado, debes quitársela sin contemplaciones.

3. ¿Mimos? ¡Cuando se los gane!

Si quieres apapacharlo y acariciarlo, no lo hagas sólo porque sí, dale cualquier orden: “siéntante”, “levanta la patita”, “ven aquí”, y si cumple tus órdenes, entonces sí dale todas las caricias que quieras, esto te servirá para educarlo.

4. ¿Quién es el jefe de manada?

Demuéstrale que tú eres el jefe de la manada. Tócalo de vez en cuando cuando quieras, acarícialo y hazlo que se acueste, considera ponerlo panza arriba, esto es muestra de sumisión. Es importante que no permitas que él te toque a ti siempre que él quiera.

5. Premio cuando obedece

Cuando tu perro es cachorro debes procurar que te obedezca quiera o no. Sólo de esta manera él sabrá quién da las órdenes y que a él le toca obedecer. Así que no lo premies con una simple caricia cuando no se lo gane, y por el contrario, cuando se porte bien y te obedezca prémialo y consiéntelo.

6. Lazos con su dueño

El afecto es la base fundamental del proceso de domesticación de los animales de compañía, esto es más evidente en perros, con ellos se crea un importante vínculo social y afectuoso. El perro doméstico fundamenta sus relaciones sociales tomando como base la relación con su amo, por lo que la relación con su amo será importante para determinar la manera en la que se desarrollará con las demás personas y otros animales.

7. Tiempo de calidad

Así como seguramente lo haces con tus hijos, es importante que le dediques tiempo de calidad a tu perro a través de juegos, caricias, educación y socialización. Recuerda que el lazo creado entre tú y tu perro, harán que él desarrolle su conducta, estas pueden ser buenas o malas, estas últimas como nerviosismo, agresividad o conductas destructivas.

8. Dieta balanceda

Alimenta a tu perro sanamente y varias veces al día, si tu animal de compañía recibe una dieta rica y variada, esto lo hará feliz y lo hará sentirse satisfecho y querido por sus seres cercanos.

9. Jerarquía dentro del hogar

Tu perro notará la existencia de una jerarquía implícita dentro de su manada y de su círculo inmediato. A través de la domesticación, los perros han asumido un rol de sumisión dentro de la jerarquía del hogar, debes procurar que esta posición se mantenga para evitar que tu cachorro empiece a reñir en la pugna por el poder. Debes de tratar de no confundirlo y asegurarte de que tu cachorro tenga bien claro quién es el “jefe de la manada”, de lo contrario él asumirá que se puede conseguir el rango y cuando sea adulto hará lo posible con ascender dentro de esa jerarquía.

10. Perro sociable = perro sano

Para que tu perro sea un ser equilibrado en su comportamiento es necesario que lo expongas a otras personas y animales. A todos los perros les gusta ser sociables y necesitan estar en compañía de otros de su especie. Debes de considerar que muchos de los problemas de comportamiento en los perros están relacionados con la falta de socialización, así que es mejor hacer esto desde edad temprana y siempre supervisado por ti.

11. Conoce su pasado

Un perro que ha vivido en la calle, que ha sufrido maltratos o ha tenido algún tipo de carencia, tendrá actitudes que se reflejarán con estrés, depresión, exceso de apego o agresividad. Debes de considerar el pasado de tu perro, ya que esto te dará idea del origen de muchas de sus conductas y de esta manera sabrás cómo corregir las que sean problemáticas.